Los trabajadores de LV2 acampan en la puerta de la radio