La Justicia consumó otro despojo campesino