Los dispares testimonios acusadores calientan el debate