Un largo calvario jurídico que puede terminar en la cárcel