2×1|Miles de pañuelos en alto conjuraron la impunidad