Un informe del TSJ afirma que el 48 por ciento de las víctimas de femicidios convivía con su atacante