Venezuela, el golpe fallido