Asesinan periodistas para disciplinar medios