Opinión / La tragedia de un acorde disonante