“Nuestro único pecado fue la lucha por el trabajo y la dignidad”