Gustabo Arribas, del mundo del fútbol a la AFI|Un experto en lo turbio