Convergencia Comunicacional| A falta de inversiones, llueven decretos