Waldo Cebrero y la necesidad de luchar contra lo preestablecido