El Protocolo de seguridad del gobierno nacional ataca la libertad de expresión