El comisario Pablo Márquez fue condenado a tres años de prisión por detenciones ilegales