Opinión | Preservar el edificio de la UP1 es preservar la memoria