Un estudio revela que dos de cada tres ciudadanos considera justo el bloqueo a Monsanto